<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

31.3.05

De titulares a propietarios: ¿casualidad o algo más?

El pasado domingo tuve que hacer un viaje largo en autobús y durante el recorrido pusieron una película, que creo que estaba en cinta de vídeo.

Me llamó poderosamente la atención algo que había notado ya antes. Antes de la película ponen como lo que sería la página de derechos de autor en un libro que empieza invocando a los titulares de los derechos de autor. Bien, si uno se fija en el mismo texto (que está leído en voz alta) en un DVD, la expresión que se usa es los propietarios de derechos de autor. En inglés el cambio también se ha producido de copyright owner a copyright proprietor.

Creo que sería muy ingenuo pensar que detrás de este cambio de nombres no hay un cambio de mentalidad. Este cambio se opera en el modo en que los que los que explotan los derechos (no necesariamente los autores, sino los que también explotan a los autores) perciben su «propiedad».

Curiosamente, esta afirmación en el fondo lo que oculta es la creencia de que lo de «todos los derechos reservados» es verdad, esto es, que no quedan otros derechos para nadie más. De este modo, llegamos a que la «propiedad intelectual» es un modo de negar la propiedad privada.

Las empresas cinematográficas (y discográficas también) afirmarán que la «piratería» está acabando con su negocio, pero desde luego no hay una explotación económica que goce de mayores derechos exclusivos. Desde luego, si no ganan más dinero es porque no quieren o no saben cómo hacerlo.

22.3.05

¿Nunca segundas partes fueron buenas?

Pues a lo mejor algunas son incluso mejores o mucho mejores. Lawrence Lessig ha logrado llegar a un acuerdo con la editorial que ha publicado su libro Code and Other Laws of Cyberspace para publicar la primera edición en una página wiki, bajo una licencia Creative Commons. La idea es que lo que surja finalmente del libro sirva a su autor para redactar la segunda versión actualizada del libro (que no tendrá licencia Creative Commons).

La verdad es que el proyecto es bastante innovador (estrena una nueva denominación de licencia) y parece bastante prometedor. Su autor lo comenta en esta nota en su bitácora. Creo que sería una gran idea (como he escrito aquí) que apareciese la primera edición en formato PDF (al igual que Free Culture). Como ya he explicado, no pretendo conseguir la primera edición del libro gratis (sería demasiado trabajo para algo con resultado incierto). Creo que es buena idea para que más gente lea el libro y así más gente se anime a ayudar en la redacción de versión previa a la segunda edición y además para que los que lean la primera edición tengan más ganas de leer la versión actualizada.

18.3.05

Un parón y de nuevo en marcha

Ya hace demasiado tiempo (mucho más del que me hubiese gustado), desde la última vez que publiqué una nota en esta bitácora. La verdad es que ideas y temas no me faltan, pero de lo que ando muy escaso es de tiempo.

Una buena noticia es que he empezado a trabajar, desde el primero del mes de marzo. Y además al estar en una nueva ciudad, tener conexión a internet, por lo que compruebo, es todo un lujo.

Espero que entre las vacaciones y un poco más de tiempo pueda poner la bitácora al día. Pues me pongo manos a ello, que hay mucho que hacer.