<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

19.12.06

Consentimiento e ilegitimidad

Bajo el lema: «Contra la piratería, defiende tu cultura», el Ministerio de Cultura acaba de lanzar una campaña a la que destinará casi tres millones de euros, para, según sus palabras, proteger la creatividad. Quizá lo más discutible de su nota de prensa es el siguiente párrafo:

En la campaña aparecen reflejados todos los sectores de la creación: cine, música, creación visual, libro y software, y se insiste en el uso responsable de Internet y el carácter ilícito de las descargas no consentidas.

Me gustaría saber qué es lo que los bienpensantes consideran qué es un uso responsable de internet (desde luego sí que son paternalistas).

Pero lo que es más sorprendente es hablar de «descargas no consentidas». la pregunta sería ¿no consentidas por quién? ¿por el que descarga? A lo mejor lo que quieren decir es «descargas no autorizadas», pero que sean ilegítimas (no dicen que sean delictivas, porque el Código Penal no les permite tales malabarismos sin «ánimo de lucro y en perjucicio de tercero») es algo que los tribunales tendría que decidir, lo que en el caso de particulares no está tan claro, por la copia privada y por demostrar el perjucio económico real que presuntamente se ocasiona con esas descargas.