<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

22.4.06

¿Televisión o internet?

Después de la nota sobre lo patentemente inútil, me ha venido a la cabeza la cuestión de las «protecciones digitales», que serán incluidas en la próxima Ley de Propiedad Intelectual (será una nueva reforma, del texto de 1987, que ya ha tenido seis reformas).

El argumento no es que están tratando de blindar un modelo de negocio obsoleto, como si los copistas de libros hubiesen intentado bloquear la imprenta. Tampoco es que los derechos de autor no son a imponer las condiciones que le vengan en gana, aunque con las «protecciones digitales» lo puedan conseguir. No se trata tampoco de la copia privada y la remuneración compensatora.

Todos estos argumentos son muy reales, pero me parece que el núcleo de la cuestión se decide en qué modelo de cultura queremos: ¿televisión o internet? La televisión es contemplar lo que retransmiten y cambiar de canal, internet es poder poder retransmitir tus propias creaciones. Es pasar de sólo lectura (en la mayoría de los casos, es mera consumición) a lectura y escritura, de ser espectador a ser creador (aunque las entidades de gestión parezcan tener el monopolio mental).