<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

29.1.05

La universidad y los derechos de autor

Me he enterado por Barrapunto, que la Universidad Rey Juan Carlos ha publicado una nota en la que anuncia que distribuirá parte de su material, fundamentalmente clases grabadas, material docente y contenidos de la radio gestionada por alumnos bajo licencias Creative Commons (con enlaces aquí y aquí). Como la propia nota anuncia este proyecto está todavía en fase experimental y necesita del consentimiento de los autores de los materiales.

En este ejemplo se ve una de mayores ventajas de las licencias Creative Commons, que sirven para potenciar al máximo la publicación (la difusión) de una obra en internet. Y eso puede ser uno de los mejores modos de hacerse publicidad, y no precisamente engañosa.

Por lo que sé, la URJC no es la primera en el mundo en aplicar este modelo de publicación, pero sí lo es en España. Esperemos que el modelo cunda. El prestigioso MIT lo viene haciendo con su OpenCourseWare desde hace ya más de un año. Esto ha provocado que sus materiales docentes se hayan podido traducir a muchos otros idiomas (entre los que se encuentran el chino, vietnamita, alemán, francés, italiano, portugués, ucraniano y español) y ha conseguido que un donante contribuya al proyecto con un millón de dólares.

Está claro que los materiales docentes no son la clave de una universidad, sino las clases, el poder participar en su vida académica. Haciendo accesibles al público los materiales docentes, lo que conseguirán es mostrar el nivel de la universidad y conseguirán atraer a mejores alumnos. Con esta perspectiva, ¿no hay nadie más que se anime?