<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

4.2.05

La batalla por la piratería

La gente de Downhill Battle ha empezado una campaña para mandar unos mensajes en CD a 500 emisoras no comerciales para que conseguir que los pongan en antena (están aquí). En elllos se habla, por ejemplo, de que toda la creatividad musical popular está en manos de cinco discográficas, lo que por lo menos es extraño.

Tomemos un ejemplo bastante revelador. En Estados Unidos, un autor de canciones que autoriza la grabación de sus obras una vez, no puede negarse a que otros artistas hagan versiones de esas canciones por un precio que fija la ley. Sin embargo, los abogados de las discográficas han conseguido evitar remezclas hip hopde canciones por medio de litigios, sin que las versiones de artistas pop o rock estén amenazadas legalmente.

Hay diez mensajes con diferentes temáticas, pero si los derechos de autor están para proteger la creatividad, desde luego los editores (discográficos en este caso) no quieren proteger la creatividad, sino su control del mercado. Y eso, en sentido estricto, es un uso torticero de la ley que no debemos permitir.