<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

2.11.04

Un nuevo orden legal

Leo las declaraciones de un miembro de las fuerzas del orden público en un reportaje acerca de la persecución de los nuevos delitos informáticos.

«Grabar un cedé original como copia privada para oír música en el coche es legal. Pero si un usuario posee la discografía completa de los Beatles y carece del disco original, de algún sitio tuvo que sacarlo. Así que podremos requisarle el ordenador», afirma un agente, quien asegura que los ciudadanos están alarmados injustificadamente con la nueva normativa. Un mando policial lo corrobora: «A la Guardia Civil no le preocupa tanto el usuario que descarga ilegalmente películas y música en MP3 en su casa como quien divulga pornografía infantil por la red, hackea equipos o estafa. Esos suponen el 90% de los delitos que investigamos», afirma un mando policial.

El agente tiene razón, la alarma con la nueva normativa es injustificada, lo realmente alarmante es que quienes perseguirán los delitos tengan una comprensión tan particular de la nueva normativa.

La copia privada, que nos cuesta a todos los españoles al menos veinte céntimos de euro por cd virgen (y cantidad equivalente por dvd), no exige la posesión del original. Además, cada vez más grupos autorizan la descarga gratuita de música por internet, como modo de darse a conocer a un público más amplio y así aumentar sus ventas. La descarga de obras sin la autorización por sus titulares es delito penal sólo si se realiza «con ánimo de lucro y perjucicio de tercero».

Cuando los límites de la ley (y no de derechos de autor, sino de la ley penal, ésa que deja antecedentes), no sólo son excesivos, sino que su aplicación parece violar en algunos casos la presunción de inocencia, es inevitable que el respeto por la ley y sus agentes disminuya. Si las leyes están para algo, es para cumplirlas, y para eso es necesario que ni sean abusivas ni se apliquen de modo arbitrario.