<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

23.9.06

¿Todos somos iguales ante la piratería?

Por esta nota, me acabo de enterar que la ministra española de Cultura, Carmen Calvo, tiene un bolso de imitación de una conocida marca (noticia). Para más oportunidad, la ministra lo lució en una pasarela de moda.

No por casualidad, el ministerio que preside es el que se ocupa en España de la «propiedad intelectual», esto es, de derechos de autor (aunque supongo que esto será un fraude de marca comercial). En su departamento se dedican a decir que la «piratería», esto es, la descarga de música sin ánimo de lucro y sin prejuicio de terceros es delito (en contra de lo que dice el mismo Código Penal, art. 270). Pero lo suyo es piratería de la de verdad, de la que va sin comillas, por la que paga para que su .

También a su mano rectora le debemos la última modificación de la Ley de Propiedad Intelectual, que ha dado carta de naturaleza a las «protecciones digitales», que fundamentalmente no son protecciones anticopia, sino publicación en secreto, esto es, tener los beneficios de la publicación sin haber publicado.

El problema no es un bolso, dado que no sería la primera ministra de Cultura que luce un bolso de imitación. Esto no es moralina y probablemente el fabricante de los bolsos originales no querrá meterse en líos. No sé si nuestra legislación permite imponer multas por esto (supongo que no será delito).

Lo grave es que algunos piensen que el mayor problema de la tecnología es que hace posible la «piratería». Y lo más grave es después se legisle siguiendo esas ideas.