<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

16.9.06

«Protecciones» por defecto

Por una nota de Cory Doctorow, me entero de que el nuevo reproductor musical portátil de Microsoft, Zune (análogo al iPod de Apple), cifrará por defecto todas las canciones que salgan del reproductor. En palabras de Cesar Menendez, empleado de Microsoft dedicado a Zune:

There currently isn't a way to sniff out what you are sending, so we wrap it all up in DRM. We can’t tell if you are sending a song from a known band or your own home recording so we default to the safety of encoding.

No sé si tiene mucho sentido complacer antes al negocio musical que a los propios clientes de tu producto (como técnica de ventas es dudosa). Pero por muy cumplidora de una presunta legalidad que es muy discutible en Estados Unidos (e inexistente en España), la «protección» por defecto tiene efectos secundarios. El más importante es incumplimiento de las licencias que impidan que la obra se incluya en un mecanismo de «protecciones digitales», como lo son las Creative Commons.

Con unos aparatos realmente inútiles (o de utilidad reducida), es increíble que pretendan venderlos, por eso tienen que hacer una promoción publicitaria muy alta y conseguir que sus clientes (los usuarios) no adviertan que la funcionalidad de sus aparatos está muy restringida. Esta es la técnica de Apple con su iPod: vender un diseño, para que sea un objeto de culto, que confiera una marca distintiva a sus propietarios. Pero el aparato seguirá teniendo una funcionalidad limitada.