<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

22.8.05

La «piratería» y la delincuencia organizada

Esta nota de Cory Doctorow (que apunta a este artículo) trata el mito de que la «piratería» de obras intelectuales (vamos, música, películas y en menor medida libros) está en manos de la delincuencia organizada. Tanto la RIAA como la SGAE nos quieren hacer creer que uno pasa de traficar con drogas, armas de fuego a CDs y DVDs ilegitimamente copiados.

Pero la verdad es que va a ser que no. Aunque sólo sea porque en las primeras actividades no compites con tus propios clientes, pero en las última la competencia es muy fuerte. Además, sencillamente no hay pruebas de que haya mafias de copias de CDs y DVDs, ya ni la MPAA ni la RIAA han sido capaces de demostrar esta conexión con pruebas. Que un traficante de drogas venda también CDs y DVDs copiados, eso no es delincuencia organizada.

Quizá lo que las industrias, cinematográfica y discográfica, pretenden que el endurecimiento penal (y no sólo de infracción civil) de las infracciones contra los derechos de autor se convierta en que la venta ilegal de CDs y DVDs esté en manos de la delincuencia organizada. Pero probablemente la ausencia de pruebas lo único que muestra es lo errado del camino de convertir toda infracción de los derechos de autor en delito.