<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

28.7.05

La realidad del mercado de la música

Gracias a esta noticia, me he enterado que Sony BMG Music ha llegado a un acuerdo extrajudicial con el fiscal general del estado de Nueva York, Eliot Spitzer, por valor de 10 millones de dólares. ¿Por qué? Por reconocer que «sus empleados» habían sobornado a emisoras de radio para que emitiesen sus canciones y no las de la competencia (lo que en inglés se conoce como payola). Los términos del acuerdo están aquí y los documentos de la citación aquí.

Por supuesto, la empresa discográfica rechaza la conducta de algunos de sus empleados, que de ningún modo estaría instigada por ella misma. Hasta que no nos demos cuenta que los derechos de autor (como protección exclusiva de un editor) son una anomalía que necesitamos regular muchísimo mejor, el problema de la música, o la creatividad y la cultura en general será el de una serie de señores feudales que rapiñan algo que está mucho más allá de ellos mismos.