<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

26.7.05

Hablar de oídas

Es muy posible que no debamos hablar de lo que no conocemos, porque nos arriesgamos a equivocarnos. Quizá un ejemplo claro es esta entrevista de El País a Carol Bartz, directora general de Autodesk.

Que me disculpe la señora Bartz, pero sus respuestas a las tres últimas preguntas desentonan con su indudable capacidad profesional.

Denominar «robo» a la «piratería», viene siendo ya un tópico, que la verdad, demuestra poco conocimiento de la lengua española. Aunque quizá este punto se lo debamos a la entrevistadora, Ana Pantaleoni (pero el problema sigue siendo de Carol Bartz, puesto que la entrevista original está en español). El robo se distingue del hurto por el empleo de la violencia, y por definición no puede se emplea violencia en una copia en la que no se conoce al copista. Se puede ser tan extremista como para llegar a pensar que la «propiedad intelectual» es exactamente igual que cualquier otro tipo de propiedad (pero sólo para el autor y/o editor), pero eso no convierte la copia no autorizada en robo.

Parte de la retórica del «robo», engloba otra falacia muy común, el pensar que toda copia no autorizada es una venta perdida. Entender esto es tan sencillo es que las obras intelectuales no son manzanas. Cuantificar la pérdida de una copia no autorizada exige mostrar algo más que mostrar una presunta venta no realizada y mostrar también que esas copias no autorizadas no generan el beneficio de que sus productos se hayan convertidos en los programas de referencia en sus respectivos sectores.

Respecto a la programación informática libre, Bartz juega con la ambigüedad en inglés de free software, esto es «programación informática libre» y «programas gratuitos». Respecto al consejo materno («mi madre siempre me decía que se consigue lo que se paga») y la recomendación de ella misma («usted podría hacer periodismo gratuito»), sólo revelan que lo que no entiende es que la programación informática libre es un modelo de cooperación para el desarrollo informático, que la entrevistada no parece entender, y no un modo de conseguir programas gratuitos.