<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8621533\x26blogName\x3d%C2%BFPara+qu%C3%A9+el+mundo+real+si+ya+existe+...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pragmata.blogspot.com/\x26vt\x3d2811880380501966734', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

28.8.05

La necesidad de distinguir entre tecnología y asuntos humanos

Por esta nota (ampliada en esta noticia), Samsung ha conseguido una patente por un sistema que permite borrar los mensajes de texto enviados a móviles.

Lo más sorprendente de todo, además de que la patente es más una recombinación que algo realmente novedoso, es la ingenuidad con la que se acoge esta invención. El asunto no está en poder borrar mensajes enviados, sino en que cualquiera podrá borrar nuestros mensajes que nos haya enviado. No tiene sentido que nadie nos entre en el buzón postal, virtual o físico, para borrar mensajes, porque, como mínimo, tendría que contar con la autorización del propietario del buzón.

Desde luego, vamos a conseguir que Orwell se quede corto. Pero lo más absurdo de todo es pensar que la tecnología soluciona problemas genuinamente humanos. Como mucho, aumenta el control, pero nada más. Y eso no es siempre bueno, sobre todo cuando pretendemos controlar a los demás.